¿Consultas o Sugerencias? Pongase en contacto con nosotros por correo electrónico

Enamorarse de una IA: así puedes distinguir una inteligencia artificial en apps como Tinder

Películas como Her, Ex Machina o la más reciente Robot de compañía, han jugado con la posibilidad de enamorarse de una inteligencia artificial. En algunos casos, con forma de androide o robot, pero en otros muchos incluso sin presentar un cuerpo físico. ¿Es algo así realmente posible? ¿Puede una persona sentirse atraída sin tocar o ni siquiera ver?

La respuesta, más aún en estos tiempos de Internet, seguramente sea afirmativa. Así al menos empiezan a sugerirlo aplicaciones como Tinder o Badoo, que han visto como la inteligencia artificial se ha infiltrado en ellas de un tiempo a esta parte. Pero no exactamente de la forma en la que seguramente podrías pensar. 

La inteligencia artificial llega a Tinder

Hace ya algún tiempo que se confirmó de manera oficial que algunas apps de citas comenzarían a trabajar con inteligencia artificial, por ejemplo al seleccionar las imágenes con mayores posibilidades de éxito y tareas por el estilo. 

Si se piensa, es algo lógico. Muchísimas herramientas de este tipo hacen ya uso de la IA para un montón de cosas. Y no hablamos de programas sofisticados en muchos casos (que también), sino de plataformas para buscar setas, sin ir más lejos. Lo que quizá muchos no podían esperar era que tantos usuarios utilicen esta nueva tecnología para ligar, nada más y nada menos. 

Enamorarse de una IA: así puedes distinguir una inteligencia artificial en apps como Tinder

Según revelan muchos especialistas en el tema, cada día es más habitual encontrar a una inteligencia artificial haciendo el trabajo sucio en sitios con Tinder. ¿Qué quiere decir esto? Pues que no faltan quienes dejan que sea una IA quien se encargue de las conversaciones con la otra persona hasta el momento de quedar. Es decir, que uno podría creer que está hablando con un ser humano y no ser así.

Un engaño que seguramente cada día se vuelva más común, pero que quizá gana especial sensibilidad cuando se trata de asuntos del corazón. Al fin y al cabo, la gente entra en este tipo de apps para ligar, y viendo lo que sucede, puedes terminar sintiéndote atraído de una inteligencia artificial. Por suerte, también existen maneras de evitarlo. O, al menos, de mantenerte alerta.

¿Cómo saber si estás hablando con una inteligencia artificial?

Si algo han demostrado programas como ChatGPT, es que resulta cada vez más sencillo que una IA converse contigo, en muchos casos incluso compartiendo gustos: películas, viajes y ese tipo de cosas. Es ahí, precisamente, donde muchos expertos aseguran que puede detectarse el engaño.

En muchos casos, la inteligencia artificial en cuestión puede tender a ser demasiado cercana a tus gustos, adaptándose a tus preferencias en todos los sentidos. Por extraño que resulte, ese exceso de afinidad puede ser en sí mismo un buen motivo para desconfiar.

Enamorarse de una IA: así puedes distinguir una inteligencia artificial en apps como Tinder

¿Cómo actuar entonces? Una buena forma de identificar a una IA en una aplicación de citas es buscar información adicional que confirme que la persona es real, por ejemplo, pidiendo ver sus perfiles en una red social. Puede que no sea la práctica más romántica del mundo, pero la situación obliga en ocasiones a ser práctico y buscar algún tipo de verificación de la identidad.

De la misma forma, este tipo de bots tienden a usar frases cortas, sencillas y excesivamente amables contigo. Otra señal que debe hacerte desconfiar de buenas a primeras. Además, la IA seguramente te pregunte muchos aspectos personales, no necesariamente con el fin de llevar a cabo una práctica delictiva o de usurpación de personalidad, pero sí a modo de filtro. 

Pareja de la mano

En resumen, podría decirse que gracias a la inteligencia artificial nuestro día a día será más sencillo en muchas cosas, y ganaremos en calidad de vida, pero también habrá que cambiar algunos hábitos cotidianos en la red. 

Recuerda siempre actuar con prudencia y, sobre todo, tener claro que interactuar con alguien no quiere decir que estés tratando realmente con una persona. Ni siquiera a la hora de buscar el amor.