¿Consultas o Sugerencias? Pongase en contacto con nosotros por correo electrónico

Crece el número de startups fundadas exclusivamente por mujeres, pero sigue siendo bajo: un 8 por ciento

La incorporación de la mujer al ecosistema emprendedor en España y en todo el mundo avanza lentamente. El porcentaje de startups españolas
fundadas exclusivamente por mujeres se ha incrementado en el último año, situándose en el ocho por ciento, dos puntos más que en el año anterior. Por
el contrario, los equipos fundadores mixtos bajan dos puntos también, del 35 por ciento del año anterior al 33 por ciento de este año.

Así se revela del último informe del Mapa del Emprendimiento realizado por South Summit e IE University, en donde también se destaca que lo que
permanece invariable es el número total de emprendedoras en España: un 20 por ciento del total de los emprendedores es mujer, frente al 80 por ciento
de los hombres. Estas cifras son exactamente iguales a las de los últimos diez años.

Por otra parte, los puestos de liderazgo siguen ocupados predominante por hombres, incluso en las startups con mayor presencia femenina. En este
sentido, el 28 por ciento de las startups fundadas únicamente por mujeres tienen un CEO masculino, mientras que la proporción se eleva al 100 por cien
si se habla de startups con fundadores hombres. Además, solo el 19 por ciento las startups con un equipo fundador mixto están lideradas por
mujeres.

Respecto al perfil de la emprendedora destaca su elevada formación, más completa que la de los hombres, ya que el 15 por ciento de ellas cuenta
con un doctorado al emprender frente al 13 por ciento de ellos, y un 73 por ciento de las mujeres emprendedoras en España cuenta con un máster frente
al 64 por ciento de los emprendedores. Además, las emprendedoras españolas están mejor formadas que en el resto de regiones analizadas, donde las
cifras de emprendimiento con máster y doctorado se vuelcan en favor a los hombres.

En cuanto a la proporción de hombres y mujeres en los puestos directivos, la brecha entre puestos tradicionalmente femeninos y masculinos sigue
presente. Así, los puestos más técnicos como CTO siguen siendo predominantemente masculinos (18 por ciento de emprendedores hombres que ocupan este
cargo frente a un cinco por ciento de emprendedoras), mientras que los cargos relacionados con el marketing o la gestión de las startups suelen estar
más ocupados por mujeres, habiendo una clara diferencia entre las mujeres que ocupan el cargo de COO (14 por ciento) frente a los hombres en ese puesto
(9 por ciento). Además, cabe destacar que la proporción entre mujeres y hombres con el puesto de CEO está igualada en un 54 por ciento.

Este cambio de mentalidad parece vislumbrarse en el top 10 de sectores emprendedores con mayor presencia femenina, en el que este año aparecen
campos tradicionalmente ocupados por hombres como Agrotech en el quinto puesto, Desarrollo de Software en el octavo puesto y Data y Analítica en el
noveno. En cuanto a los tres sectores con más presencia de mujeres, Salud sigue acaparando la cima, seguido de Educación y Green Business.

Este informe también destaca el perfil de estas emprendedoras. Se trata de mujeres de unos 35 años de edad de media, el 42 por ciento de ellas
son emprendedoras en serie (frente al 61 por ciento de los hombres), y el 45 por ciento viene de trabajar de otra empresa y solo el siete por ciento de
una startup.

Y respecto a la financiación de las startups fundadas por mujeres, España es la región analizada donde las mujeres se ven menos avocadas a
financiarse con fondos propios. Solo tres de cada diez emprendedoras españolas se autofinancia, muy por debajo de otras zonas como el resto de Europa
(63 por ciento) o Norteamérica (47 por ciento). Por el contrario, en España predomina la financiación a startups femeninas mediante fondos privados (33
por ciento), superando en gran medida a los porcentajes de Norteamérica (26 por ciento) y Europa (13 por ciento).